• ¿Dudas?   
  • 639.21.09.97   
  • info@efolivodecoslada.com

16/02/2019

La pasividad nos trajo la derrota y la derrota…, la lección aprendida


U.D. Parque Granada A - CADETE A

Resultado: 4 - 1

Fecha: 16/02/2019

Hora: 13:30

Estadio: Torrejon (J.A. Samaranch)

El Cadete A nos ofreció el peor partido de la temporada en el peor momento posible. Era uno de los partidos de la temporada donde no debíamos pinchar, frente a un rival muy aguerrido en su campo (contado estaba de la semana anterior) que nos exigiría el máximo durante los 80 minutos.

Y así fue, tal cual. Ya desde el inicio se veía que no era nuestro día. A pesar de encontrarse en el campo toda la plantilla al completo (incluido Carlos al que echamos mucho de menos), con los tres pitidos iniciales se veía una pasividad que a la postre fue definitiva.

Dani se encargó de enderezar el partido, o al menos lo intentó. Recogió un gran pase de Peli, se puso delante del portero, pero el balón se fue por encima. En la jugada siguiente, Jorge se encargó esta vez de darnos alas en un balón bombeado donde otro lo hubiera dejado pasar. Pero nuestro delantero centro lo luchó, lo peleó, le robó el balón al rival y una vez con el esférico dividido, llegó antes que el portero, se llevó un golpe en la pierna, pero marcó de forma brillante para poner al Olivo por delante.

Todo un espejismo visto lo ocurrido después ya que, a la jugada siguiente y en un córner mal sacado y sin peligro, la falta de intensidad defensiva permite al inteligente delantero centro del Parque Granada recoger un rechace, pegarle casi sin querer en el área pequeña. Pero hoy la suerte tampoco estaba de nuestro lado y quiso que este balón sin peligro y sin potencia pegará en la rodilla de un defensor del Olivo y desviará la trayectoria para confundir a nuestro portero y empatar el partido.

A partir de este empate a uno el Olivo parece coger algo de ritmo, pero hoy no era el día. El centro del campo estaba perdido en favor de unos voluntariosos jugadores del Parque Granada que no daban un balón por perdido, lo cual les hizo generar alguna que otra ocasión.

Allá por el 30, el desconcierto es total, perdemos balones incomprensibles y el rival, que tampoco hacia un gran partido, aprovecha los regalos para plantarse delante de Nacho y batirle en tiro cruzado. Desde aquí hasta el final de la primera mitad, más de lo mismo. Nuestros chicos incapaces de reaccionar y el Parque Granada a lo suyo, luchando, peleando y con poco más se iba a la caseta con un resultado a favor.

Tras el merecido descanso, todos esperábamos un Olivo diferente, un Olivo aguerrido y luchador y un Olivo demostrando calidad, tal y como nos tienen acostumbrados. Pero nada más lejos de la realidad. Nuestro equipo fue de mal en peor y lejos de llegar con peligro al área rival, es este rival el que nos genera ocasiones una detrás de otra.

Y con tanta ocasión, llegaron los goles. Uno, un golazo después de un barullo en el área, otro donde la mala suerte nos recordó que hoy no estaba con nosotros en otro gol en propia puerta.

Con el partido finiquitado y muchos minutos por delante, nuestros chicos no daban crédito por lo ocurrido y las ganas de vencer les hicieron perder los nervios en alguna ocasión, afortunadamente supieron reaccionar y encajar la derrota como lo que es, una derrota, nada más.

Pero esto no quita para hacer autocrítica de lo ocurrido. Y lo ocurrido es (y esperamos que lo hayan aprendido), que debemos ir a todos los partidos al 100%, debemos luchar al máximo todos los balones y debemos ser solidarios durante los 80 minutos con nuestros compañeros, pase lo que pase y ocurra lo que ocurra.

Si después de esto, el partido se pierde, toca felicitar al rival, deportivamente como lo que somos, un equipo. El rival también entrena, también corre y también lucha como nosotros y si nos gana, es porque lo ha merecido y como tal, debemos reconocérselo.

Con el “tupido velo” ya corrido, la liga sigue, el deporte sigue y la semana que viene tenemos un partido por delante. Y es un partido de los importantes, ya no por la clasificación, si no por el rival y la derrota adquirida allá “donde las aceitunas” unos meses atrás. Con las lecciones que hemos aprendido en este tiempo, seguro, nuestros chicos darán el máximo para derrotar a tan digno rival que nos visitará en 7 días vista.

Más información Si, acepto

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies.