• ¿Dudas?   
  • 639.21.09.97   
  • info@efolivodecoslada.com

04/11/2018

Lección aprendida


C.F. Campo Real A - CADETE A

Resultado: 3 - 0

Fecha: 03/11/2018

Hora: 16:30

Estadio: Campo Real

Mal partido de nuestro equipo que mostró su versión más fea y antipática de toda la temporada. El equipo nunca encontró su sitio en el terreno de juego frente a un rival que con un excelente jugador y una agresividad desmedida permitida por el Sr. Colegiado le bastó para amedrentar a nuestros Cadetes y no dejarles desarrollar el futbol al que nos tienen acostumbrados.

Nuestros chicos nunca pudieron entrar en el partido del “pelotazo” y del “juego sucio” donde todo valía por parte de los locales, desde un campo peligroso repleto de cascaras de pipas, un NO calentamiento al apenas disponer de balones cedidos por el anfitrión y eso sí, una vez dispuestos, calentamiento interrumpido sorprendente por un riego automático que tan solo se produjo en la esquina donde estaban situados nuestros Cadetes, eso sí, “previamente avisados por el personal del Club”. Lo peor de todo, esa frase que se nos quedó grabada a todos que se pudo oír en el descanso y que rezaba así: “Si hacemos faltas no pedimos perdón”.

Con este panorama nuestros chicos saltan al campo en una primera parte donde se encuentran un rival hambriento de futbol, con una presión asfixiante en el cogote de nuestros chicos que, en las pocas veces que podían salir de ella, recibían constantes y pronunciadas faltas. Siendo justos hay que decir, en muchas ocasiones señaladas por el Sr. Colegiado, pero justo también es decir, no sancionadas debidamente con su tarjeta correspondiente como así dice el reglamento, aunque solo sea por reiteración. Para los puristas, hablamos de más de 20 faltas señaladas (mas las no señaladas) en 40 minutos de juego del primer acto.

En una de esas faltas Carlos tiene que ser atendido y retirado del terreno de juego con un fuerte golpe en su tobillo y en dicho “impás”, el rival encara por la banda de nuestro lateral lesionado, se planta delante de Nacho y le bate de forma muy fácil para sorpresa de los allí presentes que ya atisbaban lo que podría ser nuestro futuro en el partido.

Poco después, con el Olivo todavía encajando el golpe del gol en contra, el rival aprovecha una falta como mínimo muy discutible en esta misma banda derecha, pone el balón entre el punto de penalti y el área pequeña y el “poderoso” nº 7 jugador del Campo Real en un gran salto, lanza un cabezazo al palo izquierdo abajo de nuestro portero que poco puede hacer más que frotarse los ojos ante tal situación, 2-0 en contra y un equipo totalmente inexistente en el terreno de juego.

Nuestros chicos se van al vestuario herido por los goles y por los golpes recibidos.

La segunda parte, lejos de cambiar, comienza con un Olivo en la misma tónica que en la primera, hecho que lee muy bien el mejor jugador sobre el terreno de juego, el número 7 del Campo Real, que coge el balón en el centro del campo, dribla a tantos defensores como le salen al paso incluido nuestro portero y pone el definitivo 3-0 en el marcador y un estupendo “hat-trick” en su cuenta particular.

Con los cambios y el partido claramente a favor de los locales, nuestros chicos parece que toman en algún momento el mando del partido e incluso gozan de alguna ocasión que no pueden concretar, pero ya todo estaba decidido para los intereses de los anfitriones que suman tres valiosos puntos ante un Olivo que nunca fue el equipo al que nos tiene acostumbrado.

Corresponde felicitar a los compañeros del Cadete B que vinieron a ayudarnos en este partido. Desearlos la mejor de las suertes para la temporada y prometerles que, para otra vez que vengan a ayudarnos, seguro les ofreceremos un escenario y un partido muy diferentes.

La semana que viene recibimos la visita del Villarejo, líder de la clasificación con un punto más que los nuestros, que deberán volver a mostrar la versión de partidos anteriores para poder tener opciones de lograr los tres puntos en juego y volver a la senda del buen camino que nos llevará a metas más altas.

La lección está más que aprendida por parte de nuestros chicos, si nos relajamos lo más mínimo sufrimos y lo pagamos como en el día de hoy, aunque eso no nos debe confundir y llevarnos al anti-futbol, debemos seguir siendo un equipo respetuoso dentro y fuera del campo y tratar a nuestros visitantes como lo que son, unos compañeros de deporte, eso es mucho más importante que conseguir tres puntos caiga quien caiga y cueste lo que cueste.

Lección aprendida

Más información Si, acepto

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y medición de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de cookies.